El Control Sobre Su Paleta

El Control Sobre Su Paleta

paleta de grises 003 copiapaleta completamezclando coloresProfesor Alejandro: Tengo un problema que siempre me ocurre con la paleta. Cuando comienzo a mezclar algunos matices que necesito para mi pintura no tengo problema alguno. Pero según voy necesitando otros colores, estos se me mezclan unos con otros y termino con una confusión de colores raros. Esto a su vez hace que pierda el hilo de lo que voy trabajando. ¿Cómo puedo mantener un control sobre mi paleta? Estimado Estudiante: Hoy en día la inmensa mayoría de artistas trabaja con una paleta libre en vez de una paleta pre-mezclada. Esto plantea algunos problemas que debemos resolver con un método práctico. En la Tercera Parte de Fundamentos de la Pintura al Oleo yo demuestro un método de mezclar sus colores y de lograr un control sobre la paleta libre. En la paleta libre usted mezcla los colores a medida que los va necesitando. Este procedimiento consiste en ir trasladando desde los bordes de la paleta hacia el centro de la misma aquellos colores que necesite en las mezclas. Es importante que logre sus mezclas con la menor cantidad de colores posible. Es decir mezclas simples de dos, tres o cuatro colores.

  1. Digamos que necesita mezclar un naranja de tono claro, pero de baja intensidad entonces traiga un poco de rojo cadmio hacia el centro de su paleta.
  2. Limpie el pincel con el trapo y después recoja un poco de amarillo cadmio y póngalo al lado del rojo dejando un espacio de media pulgada (un dedo meñique de grueso) entre los dos colores.
  3. Entonces mueva suavemente el pincel adentro de este espacio, recogiendo la cantidad apropiada que necesite de cada color para mezclar el naranja en ese lugar. Con las cantidades de cada
  4. uno usted decide si quiere un naranja amarillento, un naranja regular o un naranja rojizo.
  5. Siempre debe dejar una cantidad de los colores originales e intentar obtener el naranja deseado entre estos. Nunca debe agotar o eliminar las cantidades de los colores originales. Si requiere una mayor cantidad de alguno de los colores originales debe traerlo de los bordes de la paleta. Siempre debe tener el rojo y el amarillo a los lados del naranja. Esto es lo que mantiene control sobre su paleta.
  6. Con esto ya usted logró obtener el matiz correcto. Pero todavía faltan el tono y la intensidad correcta.
  7. Como el naranja que usted quiere es de un tono claro debe traer un poco de blanco desde el borde de su paleta. Coloque este blanco al lado del naranja que mezcló dejando un espacio, sin tocar a este, ni al amarillo cadmio ni al rojo cadmio.
  8. Limpie el pincel y mueva el pincel entre el naranja y el blanco hasta aclarar el naranja como usted guste. No utilice todo el blanco ni todo el naranja. Como expliqué antes, siempre deje remanentes de los colores anteriores. La razón para esto es que la pintura que usted trabaja siempre estará en un estado de “cambio constante” para armonizar unos colores con otros hasta que usted la termine. Es decir que lo más probable es que usted tenga la necesidad de modificar los matices, tonos o intensidades. Así siempre tendrá disponible los matices adecuados para ajustarlos a la necesidad.
  9. De manera que ahora tendrá sobre su paleta 5 colores: un naranja regular, un naranja claro, un blanco, un amarillo cadmio y un rojo cadmio.
  10. Ahora debe bajarle la intensidad al naranja claro para obtener el color deseado. Traiga un poquito del color complementario del naranja, o sea el azul ultramarino (puede experimentar con el azul thalo). Es preferible pero no obligatorio que cuando tenga que recoger con su pincel algún color de temperatura opuesta, o sea complementario o casi complementario, utilice otro pincel para no contaminar los pinceles con colores quebrados. Desde luego que si usted limpia el pincel bastante bien con un trapo antes de recoger el azul no debe tener problema alguno.
  11. Deposite este azul al lado del naranja claro dejando un espacio de distancia. Ya usted se va dando cuenta del procedimiento que sigue.
  12. Toque un poquito (casi nada) del azul con su pincel y mézclelo con un poco del naranja claro hasta obtener la intensidad deseada. Como el tono del azul es oscuro, es posible que tenga que limpiar el pincel y mover el pincel desde el naranja claro de baja intensidad hacia el blanco para aclarar el matiz un poquito más.
  13. Digamos que ahora necesita mezclar un verde regular de alta intensidad para otra área de la pintura. Ya tiene amarillo cadmio en el centro de su paleta y también tiene azul ultramarino.
  14. Si el amarillo y el azul están distantes porque hay alguna mezcla entre ellos, entonces debe traer uno o el otro de los bordes de su paleta para tener la pareja uno cerca del otro pero dejando un espacio entre ambos.
  15. Proceda de la misma manera que antes mezclando el amarillo cadmio con el azul ultramarino.
  16. Para mezclar otros matices primero decida cuáles colores de su paleta necesita. Si ya están en el centro de su paleta, observe si están adyacentes para entonces mezclarlos. Si no lo están entonces recoja de los bordes para mezclarlos.  Así no se correrá el riesgo de la confusión.

Los colores raros que usted menciona, en realidad son el resultado de la mezcla de colores complementarios “batidos” en cantidades donde ninguno de los colores predomina creando en el proceso los matices “quebrados” o “sucios”. Cuando estos a su vez se mezclan con blanco se crean matices que las personas que no son artistas les llaman “colores cremas”. Es verdad que algunas veces estos colores sin carácter se necesitan en una pintura. Pero por lo general, en las mezclas debe prevalecer algún matiz identificable. Es decir algún color primario o secundario. En resumen, no debe batir los colores esperando obtener el color deseado. Lo que decide el resultado es cuánta cantidad usted recoge de cada color. Anticipe que usted podría tener que modificar cualquier mezcla con los colores adyacentes que usted ha depositado en el centro de su paleta. Por esto es bueno no “destruirlos” completamente. El procedimiento que acabo de describir es una idea general de lo que debe suceder en su paleta. En realidad su paleta casi nunca se verá tan organizada. Lo más importante es que esté consciente del sistema que usted debe mantener en su paleta para que los colores no se ensucien y le sean útiles cuando los necesite. Los buenos hábitos y el conocimiento de la teoría del color mantienen orden en nuestra paleta. Alejandro