Conceptos Abstractos de Armonía, Jerarquía, Estética, Selección, Belleza y Balance

Conceptos Abstractos de Armonía, Jerarquía, Estética, Selección, Belleza y Balance

Explicación a un estudiante de arte:

A juzgar por su último trabajo del jarro y la pequeña vasija (abajo) ya usted domina las formas y proporciones básicas. Esto demuestra que posee varias cualidades muy buenas pero las más importantes son talento, sensibilidad e inteligencia. Así que tendremos que progresar hacia temas más avanzados.

Jose Carlos

Podrá comprender a nivel racional lo que voy a explicar ahora pero le aseguro que le va a tomar algún tiempo asimilarlo. Pues debe aprender a no darle la misma importancia a todo el espacio en una pintura. Es a lo que me refiero como jerarquía. Imagínese una película que incluya todos los superhéroes como Superman, Batman, Rambo, Bruce Lee, etc. Nos confundiríamos porque sería difícil establecer una estructura donde cada superhéroe ocupe un lugar ascendente o descendente en importancia. A veces intentan hacer películas con muchos actores de primera categoría creyendo que va a tener éxito pero no necesariamente se logra porque sus caracteres (fuerzas actorales) chocan entre sí. Veamos.

 

Armonía y jerarquía son algo un poco difícil de describir. A primera vista y a grandes rasgos su pintura solo tiene dos personajes, el jarro grande y la pequeña vasija. Pero son muchos más que esos. En términos de estética, en realidad son unos cuantos, cada uno peleando por un lugar de importancia en la pintura total. Por ejemplo, cada uno de los dos mangos del jarro, la boca del jarro, la línea del medio del jarro, los bordes definidos, etc. De la misma manera las diversas formas de la vasija. También los pliegues de la tela al frente son personajes peleando por importancia. Observe que casi todos los contornos son duros, definidos y como “filo de navaja” llamando la atención. Los ojos del observador saltan de uno a otro y no logran encontrar una armonía entre estos personajes. Armonía es una estructura con cierta jerarquía donde existe algo que es lo más importante y otras formas o lugares que le hacen el juego y crean un balance.

 

Cuando dice “me dejo llevar por lo que me va pidiendo la obra” y también dice “subordinarte un poco a lo que te va pidiendo” es porque sabe que ya posee cierta experiencia y domina el dibujo, la luz y la sombra de las formas y quizás siente algún miedo a modificar, cambiar o exagerar ciertos aspectos para crear armonía, jerarquía y balance en sus pinturas. Debe pensar que usted es el que manda en su pintura y no lo que tiene en frente de usted. Use estos objetos o sujetos como referencia. En el arte, modificamos o no modificamos las cosas según nuestros sentimientos y conocimientos de la estética. La la armonía, jerarquía y balance tienen mucho que ver con la estética o sea la belleza. Aunque estos conceptos poseen una cantidad de subjetividad, también obedecen a fundamentos del arte que nunca cambian. No podemos ser esclavos de lo que tenemos en frente. La pintura es mucho más que “copiar”. De otra manera solo necesitaría una buena cámara fotográfica. El pintor le lleva mucha ventaja al fotógrafo porque puede cambiar las cosas según los principios de estética que usted irá comprendiendo a medida que adquiera la experiencia que ofrece la práctica y la observación. El pintor realza y hasta exagera aquello en lo cual está interesado y le resta importancia a lo demás.

 

Le daré un ejemplo concreto. Cuando la cámara toma una foto, solo capta un instante, una fracción de segundo, esta no discrimina y toma todo con la misma consistencia y le da la misma importancia a todo. El fotógrafo intenta remediar esto ajustando lo que se llama “profundidad de campo” pero esto de ninguna manera resuelve todo el problema de la discriminación o selectividad que existe en la mente humana. El ser humano tiene una fuerte tendencia hacia escoger en todo a su alrededor, incluyendo las formas, tamaños, colores, etc. Nosotros no “miramos” de la misma manera que una cámara fotográfica pues somos selectivos. Esto quiere decir que no le damos la misma importancia a todo. Además, solo podemos enfocar una cosa a la vez y a veces solo parte de una cosa. No podemos ver el automóvil en frente de nosotros y el insecto que yace sobre el parabrisas del automóvil al mismo tiempo. Ni siquiera podemos enfocar (o pensar en) nuestra mano y el papel sobre el cual estamos escribiendo al mismo tiempo. Nuestro pensamiento siempre es abstracto.

 

La razón por la cual dice lo que dice es porque usted enfoca parte del jarrón y procede a pintarlo, enfoca otra parte del jarrón y lo pinta, enfoca algún pliegue de la tela y la pinta, enfoca parte de la pequeña vasija y la pinta. No está discriminando, no esta siendo selectivo. Recuerde que la mayoría de los contornos deben ser suaves. Déjelos respirar. Suavice (haga borroso) los contornos que quiere hacer menos importantes. Seleccione lo que debe ser más importante y puede hacerlo más importante de alguna manera:

1) mayor contraste de tonos o valores,

2) colores más intensos,

3) contornos más duros (definidos),

4) colores complementarios,

5) pintura más gruesa.

Entonces subordine las otras formas con todo lo contrario a estas 5 maneras.

 

Para comprender armonía, jerarquía y balance le incluyo los siguientes tres ejemplos que le podrían ayudar. Observe que el punto focal (de mayor importancia) en cada una de las siguientes tres pinturas nunca está ni cerca de las esquinas, ni cerca del marco, ni cerca del centro. Casi siempre se encuentra cerca de un lugar que le llaman “la regla dorada” o el “punto dorado”. (ver la Cuarta Parte de Fundamentos de la Pintura al Oleo)

 Bodegon con cococorilloboricuadesnudo64